Acompañamiento al duelo

ASISTENCIA Y TERAPIA

Trabajo y tratamiento para ayudar a las personas a superar el dolor de una pérdida. Contribuir al desarrollo y puesta en práctica de estrategias y habilidades para enfrentarse al día a día.

EL DUELO COMO PROCESO DE ELABORACIÓN DE UNA PÉRDIDA

El duelo es una experiencia subjetiva relacionada con el dolor de la pérdida, no sólo de un ser querido, también de un proyecto, de un país, de una forma o estilo de vida, de un trabajo, etc… A lo largo de la vida nos vamos forjando en la experiencia de pérdida y de impermanencia de distintas formas y en diferentes grados.

EL DUELO COMO PROCESO DE «CURACIÓN»

El duelo representa una salida de la polaridad ‘salud y bienestar’, y de la misma forma que curarse es necesario y requiere un proceso y un tiempo para que la persona vuelva al balance homeostático, se necesita un periodo de tiempo para devolver a la persona en duelo a su estado de equilibrio. La gran pérdida es la muerte de un ser querido, pero cualquier pérdida significativa requiere de la experiencia de transitar el duelo.

EL PROCESO DE ELABORACIÓN DEL DUELO

El duelo requiere un esfuerzo, y transita por diferentes etapas: aceptar la realidad de la pérdida; sentir y afrontar el dolor de la pérdida, ajustarse a la nueva realidad en dónde el ser querido y perdido es echado de menos; resituar las emociones respecto a la pérdida y continuar adelante con la vida. Todo ello configura la elaboración del duelo, un concepto que permite en última instancia aprovechar la oportunidad que nos brinda cada experiencia de pérdida: la de transformarnos creativamente como seres humanos.

EL DUELO, NO SÓLO INEVITABLE SINO NECESARIO

Afrontar el dolor de cada pérdida nos permite evitar sufrimiento innecesario. Es una actitud que nos ayuda a crecer, a aprender, a madurar, nos permite aceptar la polaridad negativa como natural y necesaria. El duelo es un factor importante en nuestra vida, y los rituales ancestrales así nos lo muestran. Los rituales marcan de una forma respetuosa los pasajes de la existencia, la transfomación, la apertura y el cierre de las grandes gestalts de nuestras vidas. Ponen de manifiesto la naturalidad de los ciclos y cambios vitales y por tanto nos empujan a la aceptación, el primer paso de un proceso saludable. Lo contrario de este proceso sería el duelo patológico, caracterizado por el estancamiento del ciclo de la experiencia donde los mecanismos de defensa impiden el flujo existencial durante demasiado tiempo.

FORMACIÓN

Se organizan talleres para dar formación a terapeutas y profesionales de la salud y talleres terapéuticos para personas que estén en la necesidad de afrontar una pérdida. En ambos casos de trata de suavizar los pasajes hacia la aceptación del dolor.

Los talleres proveen a los participantes de técnicas terapéuticas de intervención y apoyo y habilidades que permitan mejorar sus cualidades en el acompañamiento de personas en duelo o a superar una pérdida propia. Los talleres ayudan a que cada participante pueda comenzar a darse cuenta de su posicionamiento emocional, racional, instintivo y espiritual ante las pérdidas de la vida.

COLABORADORES